La actriz española Margarita Xirgú partió de gira con su compañía desde España hacia América en enero de 1936.

El dramaturgo y poeta Federico García Lorca promete encontrarse con ella unos meses más tarde en México, pero estalla la Guerra Civil Española que toma al autor como parte de sus víctimas siendo uno de los primeros asesinados por esa dictadura.

La actriz no puede regresar a su patria y toma la decisión de mantener viva la obra del poeta en toda América, siendo Yerma uno de los textos más interpretados y dirigidos por ella durante su exilio que se extiende hasta su muerte, 33 años después.

Dalias de dormida luna juega desde la poesía con los recuerdos y los personajes del pasado que se alojan en el cuerpo de la actriz, junto con la fragilidad del exilio y la carga dramática de la obra lorquiana en la promesa de un reencuentro que tarda en llegar.

jueves, 25 de mayo de 2017

Algunos momentos de ENITBAR 2017





Con Alejandro, Lázaro y Luis de México


Prensa en BarranquillaENITBAR 2017

ENITBAR 2017

lunes, 15 de mayo de 2017

lunes, 10 de abril de 2017

COMENTARIOS DE ESPECTADORES de BARCELONA

Germán Madrid
"Un regalo de cumpleaños para esta estupenda actriz Andrea Julià y el mejor de los premios posibles al equipazo que forma junto a Horacio: el reconocimiento total del público al talento, la magia y la emoción que destila DALIAS DE DORMIDA LUNA. La primera vez que se representa en Catalunya este imprescindible homenaje a Margarida Xirgú, a Lorca, a los amores truncados, a los hijos que no tuvimos por las tristes guerras y a los sueños abortados por el exilio y los años yermos del franquismo. Sólo compartisteis unas horas con nosotros y ya nos habéis robado el corazón para siempre."

Montserrat Durán Albareda
"Creo que la magia estuvo presente cuando escogí, para reencontrarme con Germán Madrid, en su nido, después de nueve años (LA MANO, Carro de Baco, Bibliotecta de Cataluña, 21/12/2008) Porque DALIAS DE DORMIDA LUNA ha sido una oportunidad excepcional para conocer este pedazo de actriz que se llama Andrea Juliá. Pasión por el teatro sin desfallecimiento. Ella sola y un ingeniosa y emotiva puesta en escena que te llenan como pocas veces. Ha sido brutal. Hemos vivido la imaginada turbulencia que habría podido vivir Margarita Xirgu al recordar los acontencimientos años más tarde de su forzado exilio. Andrea Juliá, como autora, ha sabido plasmar la relación malograda, de Xirgú, debido a la guerra y a la muerte de su poeta, Federico García Lorca. Allí se frustró un gran proyecto profesional y emocional. Un peso que irá parejo al desconsuelo de no poder volver a casa. Andrea Juliá, como actriz, nos ha dejado sin aliento. No ocurrió, hasta la conversación al acabar la función que ha tenido ella junto a Horacio Medrano con los espectadores, que a raíz de unas palabras de agradecimiento y admiración, hemos salido todos de la fascinación (enamoramiento) y la emoción colectiva que rebosaba en la sala. Un trabajo impresionante por su contenido y por lo bien realizado que está. Decían que era una gran actriz, muy fuerte (impactante) ¡Caramba, claro que sí! Recordaremos esta función, por Andrea Juliá y por todas las cosas bonitas que han pasado y hemos vivido hoy en Carro de Baco."

Con las flores enviadas por Miguel Gallardo
desde Albacete a Barcelona

CARRO DE BACO - BARCELONA -

La última función de la gira fue en el cálido espacio teatral CARRO DE BACO  de BARCELONA. 
Gracias Germán Madrid por tan hermosa recepción y cariño

Función con charla y desmontaje para los estudiantes
 de la Escuela de Carro de Baco

Crítica en SANTANDER - ESPAÑA -

TEATRO. III Muestra Internacional de Teatro Unipersonal SOLO TÚ
“Dalias de dormida luna”, de Andrea Juliá
La Teatrería de Ábrego. 31 de marzo y 1 de abril de 2017

MEMORIA DE UNA CITA FRUSTRADA
por FERNANDO LLORENTE

Los ojos son espejos donde se refleja la realidad, nunca tal como es; la memoria es espejo empañado, por efecto de emociones de distintas índoles; la imaginación es el otro lado del espejo, desde el que la realidad se fabula. Desde ese otro lado del espejo, la actriz argentina Andrea Juliá desempaña el recuerdo de una cita que no llegó a producirse: la de la actriz Margarita Xirgu con Federico García Lorca en México, prevista para pocos meses después de su despedida en enero de 1936. Se adelantó la muerte del poeta, asesinado. Es el tema de “Dalias de dormida luna”, verso del acto II de “Yerma”, que da título a la cuarta función de las programadas para la III Muestra Internacional de Teatro Unipersonal SOLO TÚ, que se representó en La Teatrería de Ábrego el 30 de marzo y el 1 de abril.
En la piel de la memoria de Margarita Xirgu se pone Andrea Juliá, para dramatizar un hecho, que por las circunstancias que lo impidieron rayaron en tragedia, si no fueron la tragedia misma, representada en campos y ciudades de una España. De la que la muerte de Lorca sigue siendo símbolo vivo. Es la cámara negra en el escenario del corazón de la Xirgu, desde el que Andrea Juliá escribe e interpreta en clave poética, ya explícita en el título, las emociones profundas e intensas por una separación con promesa de reencuentro, que inesperadamente lo fue para siempre. Las claves poéticas y el tono dramático son lorquianos. A su cumplimiento pone la actriz un rico repertorio de recursos interpretativos tanto en expresiones verbales y corporales, como en los silencios de voz y quietud del cuerpo, siempre manteniendo un equilibrio inestable entre recuerdo y emoción, que cede al peso del dolor, la incomprensión, la rabia, la desesperación. Desde la nebulosa del pasado Margarita dialoga con Federico, reducido a una americana y un pantalón, colgados de una percha, si bien no se distingue suficientemente la voz de uno y otra, siendo la misma voz de la Andrea Juliá. Trae la actriz a escena guiñoles, del afecto de Lorca, por si en la farsa pudiera encontrar un sentido a la tragedia.
Pero es “Yerma”, con la que Margarita Xirgu consolida su relación artística con Lorca, después de haber interpretado “Mariana Pineda”, el símbolo que más cumplidamente contiene la desolación de una tierra arrasada, de un pueblo desmoralizado, de unos corazones endurecidos, como vientres estériles. Pero vientres cálidos, corazones palpitantes, pueblo vivo, tierra fértil, virtudes que la guerra niega. El sonido doliente de la guitarra flamenca acompaña por momentos un trabajo actoral que en ningún momento cede en la fuerza interpretativa, por la que gesto, mirada, voz y movimiento cuentan la tragedia, que simboliza el recuerdo de una cita que no pudo ser.
Cabe preguntarse si el recuerdo es un acto de generosidad, por parte de la memoria, o de venganza. En cualquier caso, Andrea Juliá y Horacio Medrano lo convierten en obra de arte escénico.
(f.ll. Foto de Áureo Gómez)



Prensa en SANTANDER